Utilizamos el alfabeto móvil para construir palabras. Es útil también para que nos muestren cómo escribir alguna con la que dudamos. Con los cubos de historias jugamos mientras imaginamos historias locas con las que nos reímos un montón.